domingo, 14 de diciembre de 2008

Origen de Valdeganga. Relación con los Romanos.

Acerca del origen del nombre de la localidad existen dos diferentes teorías. Según la primera de ellas, confirmando el valor estratégico de la vega del Júcar en esta zona, se sabe que en una de las dos calzadas romanas que cruzaban sus orillas se encontraba la Sexta Mansión, que fue el origen de Vallislonga o Vallelonga (“Valle Largo”), y finalmente Valdeganga. Las mansiones (mansio) eran dependencias en las calzadas romanas en las que, además de descanso y relevo de los caballos, se ofrecía la posibilidad de pernoctar; se ubicaban en los cruces de las vías principales, llegando en bastantes casos a convertirse en pueblos y ciudades.

En el artículo XVIII del tomo II de “Crónica de la Provincia de Albacete” (J. Roa Erostarbe, 1894) se afirma que en los alrededores de la villa de Valdeganga existe cierto paraje que conserva ruinas de la antigua ciudad denominada Vallislonga, en la que, según el itinerario de Antonino, hallábase la Sexta Mansión del camino romano que desde Fuanllana se dirigía a Caesar-Augusta (Zaragoza), por lo que se cree que se ha conservado junto a la población un puente sobre el río Júcar, de origen romano verosímilmente, de un solo claro de 6m. de luz, sustentado con manchones de sillería de unos 8 m. de altura,...

El puente viejo (citado por Roa)

El canónigo Juan Lozano entiende “Vallis Longa” como el primitivo y verdadero nombre antiguo de esta villa, corrompido en tiempos de Antonino como Vallelonga, y después cam-biando la l por la g, da lugar a su nombre actual. En 1900 años de antigüedad fija Lozano la fundación de esta Sexta Mansión. (Teniendo en cuenta que lo escribió en 1799, su origen sería del siglo I a. de C.). A continuación, relata la población:

Valdeganga: 1.771 almas.
Molino de Moranchel (harinero): 28.
Los Yesares (caserío): 81.
Molino:16.
Puente Torres: 31.
Casa del Monte (de labor): 15.
Diseminados: 52.


La segunda teoría, menos aceptada por los historiadores (no por ello menos valiosa), pero más conocida por los naturales del pueblo, es que el nombre procede de Valle de Gangas (Val de gangas), bastante justificada si se tiene en cuenta que las gangas son unas aves parecidas a las palomas (de forma y tamaño como la perdiz, de carne más dura y menos sabrosa, robustas, de pata cortas, con dedos cubiertos de pluma, alas y cola largas y puntiagudas, de plu-maje pardo amarillento en el dorso y blanco en el vientre, de 30 a 35 cm. de longitud), comunes en la tierras de Albacete, aunque ahora son menos numerosas.

Hay varios tipos de gangas: Bicinta, Coronada, de Cara Negra, de Garganta Amarilla, Tibetana, Goteada, Malgache, Hindú, Ortega, Ibérica, ... La mayor parte de ellas se encuentran en Asia y África, con una pequeña representación en la Península Ibérica. En todas predomina el pardo claro entre el colorido del plumaje, porque es un camuflaje muy efectivo para las zona semiáridas donde viven. Los bandos en vuelo se confunden con las palomas y emiten un sonoro chillido en tono alto, aunque en tierra son silenciosas.


Foto de una Ganga (Autor: David Serrano Alarcón)

La Ganga Ibérica (Pteracles alchata), es típica de España, al igual que la Ortega; se alimenta de semillas, hierbas, granos de cereales, ... Beben regularmente al menos una vez al día. Realizan la puesta de huevos en el suelo (2 ó 3) entre abril y junio, sin construir nido, depositándolos en un hueco natural al lado de una mata o arbusto. La hembra incuba de día durante 10 horas y el macho 14 horas, desde el anochecer. A las tres semanas los polluelos ya están emplumados y realizan cortos vuelos acompañando a los adultos. Los machos son rápidos en los vuelos (60-65 km./h) y permanecen bebiendo menos de medio minuto. En 51 parejas estudiadas se ha observado que los machos frotan contra el suelo sus pechos hasta que las plumas quedan cruzadas, entrando después en el agua y mojándolas bien para volver inmediatamente hasta los polluelos; éstos acuden y sorben el agua que queda entre las plumas, picoteando entre ellas como si mamasen durante 2 ó 3 minutos. Esta peculiar y curiosa forma de dar de beber hace que recorran a veces grandes distancias hasta los bebederos (40 km.); un macho puede almacenar y transportar en las plumas del pecho de 25 a 40 mililitros de agua y dar a los polluelos no menos de 10 a 18 después de 30 km. de recorrido (lo hacen en las primeras horas de la mañana cuando es mínima la evaporación). En ocasiones, cuando el macho ha muerto o es herido, las hembras son capaces también de realizar el transporte.

Según muestreos que se realizaron en 1996, en la provincia de Albacete hay 3660 gangas, cuando en toda España son casi 13.000. En Europa están consideradas “en peligro”. Las causas de su disminución son principalmente la labores agrícolas y el regadío, así como la expansión de los usos urbanos e industriales. El hábitat preferido es donde abundan leguminosas (terrenos secos y clima frío), siendo perjudiciales los bosques y la siembra. En el punto de observación Albacete-Casas de Juan Núñez el IKA (índice kilométrico de abundancia) es de 0´61 aves/km. Lo que sí está claro es que las gangas en estas tierras abundaban hace mucho tiempo, antes de que entrasen en funcionamiento las causas de su reducción que hemos apuntado.



Por todo lo expuesto, esta segunda teoría acerca del origen del nombre del pueblo no es disparatada en absoluto; basta imaginar tiempos pasados en los que abundaban las gangas por la llanura que atraviesa el Júcar, con lo que volarían hasta el río para beber y llevar agua a sus polluelos. Llamarle “Valle de Gangas” sería acertado. Además, existe otro pueblo con el mismo nombre en la provincia de Cuenca, también en la ribera del Júcar y con parecido entorno; para distinguirlo del nuestro, en los mapas y atlas le llaman Valdeganga de Cuenca, ahora con sólo 140 habitantes; ello aumenta las posibilidades de que el nombre de las aves sea el origen del toponímico de ambas localidades. Otro dato muy significativo que avala esta segunda teoría es el siguiente: cerca de la localidad de Valdeganga de Cuenca existe otro pueblo llamado Tórtola (parece que ambos nombres se han fundido y se llaman conjuntamente Valdetórtola), con lo que un pueblo cercano a Valdeganga se conoce por el nombre de un ave que era muy abundante en su término, como es la tórtola; entonces, no es de extrañar llamar Ganga o Gangas a los dos. Lo que sí sería raro es que los romanos fundaran dos Mansiones con el mismo nombre, y más aún que las dos estén en Hispania y tan cercanas. Por otro lado, suponiendo que hubiesen fundado una, origen del toponímico, no es normal que fuese copiado por otra comunidad.

El que cualquiera de las dos teorías pueda ser verdadera, incluso las dos, o ninguna, no es lo más importante, pero sí lo es que sepamos algo de nuestros antepasados, de nuestros orígenes. Sin tener demasiada imaginación, se puede pensar así: hace miles de años que el río Júcar hace su recorrido por estos lugares y que, con toda probabilidad, atraería a distintos pobladores con su agua y su vega, que construirían sus viviendas junto a sus riberas. Como sus enormes crecidas destruían sus márgenes con demasiada frecuencia, no es de extrañar que los núcleos de población se trasladasen a sitio seguro; así se explica la situación de Valdeganga, en lo alto de la orilla izquierda... y el que otros estén diseminados, ribera arriba o hacia abajo, como Puente Torres. Es seguro que se dedicarían al pastoreo en el llano y a cultivar la vega, incluso antes de la época romana. Que después los romanos cruzasen el Júcar por sus cercanías con una calzada más o menos importante,... es posible; que se hiciese cruce importante en la zona y aumentase la población, ... también es posible. Pero la verdad es que no se ha encontrado ni una sola prueba evidente para concluir que haya ocurrido de un modo o de otro.

La noticia del hallazgo de huellas romanas en Valdeganga en el año 2.000 no aporta datos suficientes que defiendan la primera de las opciones que hemos presentado porque las estelas funerarias se colocaban a lo largo de las vías y calzadas romanas, con lo que no tienen por qué ser de un vecino antiguo de la localidad.

Transcribo la carta en la que se comunica el descubrimiento:

“El Ayuntamiento en sesión de Pleno de fecha 31 de agosto de 2000, aceptó la donación que hace D.V.F.A.N. (*) de un bloque de piedra con la siguiente inscripción: “CORNELIUS FIRMUS HIC SIT AN...”, la cual fue encontrada en una de las huertas del término municipal de Valdeganga. Se trata, según algunos, de una stela funeraria y según otros, de un hito que marcaba o señalizaba el propietario de unos terrenos, pero que en todo caso deja constancia de la existencia de un habitante de Valdeganga que se llamaba Cornelio Firmus (**), que formó parte, en un momento del devenir de este municipio, que es el más antiguo de sus ancestros y que por todo ello considera debe ser recordado. Que bien por la impor-tancia que puede tener para este pueblo el conocimiento de sus orígenes o por el simple hecho de intentar contribuir en lo posible a resaltar su pasado, el que suscribe ha considerado oportuno hacer donación del citado monolito al municipio de Valdeganga, por considerar que resulta el más digno depositario. La citada donación queda condicionada a que la stela funeraria se coloque dentro de la Casa Conssistorial, en un lugar visible y protegida mediante un cristal que evite sea dañada; que así mismo se de el nombre de una vía pública CORNELIUS FIRMUS, por considerar que su memoria debe ser recordada”. D.V.F.A.N.

(*) La piedra no se encuentra aún en el Ayuntamiento, sino en la casa de D.V.F.A.N.

(**) No es cierto que la stela deje constancia de la existencia de un habitante de Valdeganga (lo más seguro es que sea el recuerdo de alguien que murió cerca, en el mejor de los casos); si hubiese certeza de haber un habitante romano en el pueblo, es que habría habido allí al menos una pequeña colo-nia, quedando restos de ello,... lo cual es improbable. Además, la palabra FIRMUS es “afirma, confirma, asevera”, y la palabra HIC indica “aquí”, en este lugar, mientras que AN... es la inicial de “año”. Por consiguiente, FIRMUS no es un apellido.

sábado, 13 de diciembre de 2008

Florencio López clausura el taller que ha dado empleo y formación a 16 personas

El delegado provincial de Trabajo y Empleo, Florencio López, se desplazó a Valdeganga para clausurar, junto al alcalde, Fermín Gómez, el Taller de Empleo Val de Gangas, que se ha desarrollado en esta localidad, en el que han participado 11 alumnas y 5 alumnos, que se han formado en los oficios de Albañilería y Mantenimiento de Edificios.

El Taller ha ofrecido una formación profesional teórica y práctica y experiencia profesional, formación general para alcanzar los niveles de educación obligatoria, información sobre técnicas de búsqueda de empleo y orientación laboral, formación sobre autoempleo y creación de pequeñas empresas, prevención de riesgos laborales, alfabetización informática e igualdad de oportunidades.

Las obras que se han ejecutado, durante el año han sido, por un lado, la instalación de saneamientos y reposición de tuberías de cuadros e instalación de farolas de alumbrado; y, por otro lado, el cerramiento de espacios deportivos, adecuación de aceras para acceso de discapacitados y rehabilitación de construcciones rurales como son los cucos, dado su interés histórico y cultural. El Ayuntamiento de Valdeganga solicitó este proyecto con la intención de paliar el desempleo existente entre los mayores de 25 años, sobre todo mujeres, con el fin de ofrecer una adecuada formación, tanto teórica como práctica, favoreciendo su posterior incorporación al mercado laboral. Además de la certificación de la formación recibida, el delegado entregó a los participantes un título Aval Autoempleo, de 4.800 euros para mujeres y 3.600 para los hombres, que recibirán aquellos que decidan emprender un negocio por cuenta propia. La subvención que se ha invertido en este proyecto ha sido de 316.720,64 euros, cofinanciados por el Fondo Social Europeo.

Durante el 2008, en el Plan Integrado de Empleo, se ha aprobado para Valdeganga una subvención de 60.000 euros, destinados a la realización de proyectos que han permitido contratar a 23 personas.

Fuente: La Verdad

miércoles, 10 de diciembre de 2008

Paisaje y Geografía (III)

Llama la atención el contraste entre el apacible y tranquilo paisaje de llanura manchega, con viñedos, campos de cereales (o rastrojos), cuidados barbechos, algunas plantaciones de almendros, unas pocas encinas, y el agradable panorama del valle de la ribera del Júcar, sembrado de los diferentes colores de sus álamos, de sus chopos, nogales y pinos de sus laderas, de los reflejos del agua de sus meandros, de las rocas de sus peñascos, así como de los dulces sonidos de los pájaros y de los patos, y de la suave melodía del agua. Generalmente, los bosques de sus riberas son bastante salvajes, con ramas y troncos sobre el agua, con zarzas y arbustos que hacen inaccesible las orillas, salvo por las estrechas y difíciles sendas temporales que abren los pescadores en algunos tramos.


El río comienza a estrechar su cauce de manera bastante acusada en el Caserío de Bolinches (término municipal de Mahora, lindando con Valdeganga, pero más nuestro que de Mahora). A partir de entonces, los meandros encajados serán cada vez más espectaculares.

A lo largo de los 16-17 km. de ribera, el río se manifiesta así:
  • Hacia el norte, el valle es ancho y de suaves laderas sobre materiales blandos (arcillas y arenas), que en los alrededores de la carretera 322, se ven acompañados de yesos, hasta no hace mucho en explotación en Los Yesares, donde han desaparecido las casas y fábricas e incluso la ermita que se encontraba allí. Aún se pueden observar los cortes de los cerros donde se extraía el yeso y coger cristales en punta de flecha de recuerdo, que son muy abundantes.
  • Hacia el sur, el río se rodea de materiales más duros (calizas y margas calcáreas) que se superponen en hiladas formando un potente cerro de más de 80 m.

En general, en todo el término municipal, la vertiente sur tiene la pendiente más acusada, casi vertical en numerosos trechos, mientras que la septentrional es más suave
, aumentando poco a poco la diferencia hasta la Ribera de Cubas (término municipal de Fuenteal-billa), donde el valle posee una anchura de sólo 800 m. y sin embargo se encaja a una profundi-dad de 130 m.

Como dato curioso, he aquí el censo de 1970 de los municipios principales del valle del Júcar (el mayor, con diferencia, es Valdeganga):

Alcalá del Júcar ............ 104
Cubas ............................. 196
Puente Torres .............. 34
Jorquera ........................ 723
Villa de Ves ................... 173
La Recueja .................... 713
Villalgordo .................... 1.540
Valdeganga ............ ...... 2.450

La parte del término municipal que queda fuera de la ribera, se puede clasificar del siguiente modo:

1.- Un trozo pequeño (sobre la décima parte del total) se encuentra al norte del río Júcar; se conoce como “Cuestas de Mahora”, o “Tierras del otro lado” y se ha ampliado mucho con la compras de terrenos del término de Mahora que han realizado los agricultores de Valde-ganga. Son tierras de secano muy aptas para el cultivo de cereales y uva.

2.- En la parte meridional, limitando con los términos de Albacete, Casas de Juan Núñez y Chinchilla, se encuentran dos casas de labor muy importantes por la extensión y volumen de sus cultivos de regadío, de sus ganados y de productos derivados, como leche y queso de gran calidad: la Casa del Pozo y las Casas del Monte. Entre las dos ocupan casi la sexta parte del término.

3.- Hacia la parte oriental, lindando con Casas de Juan Núñez, también se han extendido con sus compras las posesiones de los agricultores de Valdeganga; incluso gran parte de “El Sabinar” y sus alrededores les pertenece, siendo del término de Jorquera.

4.- El resto, incluido el que limita con las tierras del municipio de Albacete, es de gran uniformidad en sus características: terreno de secano llano o ligeramente ondulado, dedicado a cereales y vid mayormente, con muy pocos árboles; en la parte este, hacia Casas de Juan Núñez, existen algunas lomas y pequeños cerros no cultivables, junto con trozos de tierra excelente.

La altura mayor del término es de sólo 697 m., que se encuentra cerca del km. 2 de la carretera de los Yesares, mientras que la menor corresponde a 590 m. (al pasar Moranchel).


Si pudiésemos remontarnos al siglo XI, observaríamos la cantidad de bosques que había en el término de Valdeganga (al igual que en todos los pueblos de limítrofes), de los que aún quedan pinos en determinadas zonas (en realidad, muy pocos...) y algunas encinas, muestra del cambio experimentado con la tala de árboles excesiva y la exagerada roturación de tierras para conseguir zona de cultivos.

Por último, no se ha de olvidar que la Cañada real de los Serranos, vía pecuaria muy importante a lo largo de la Edad Media, que atraviesa el término camino del río y después de pasar al otro lado vuelve otra vez al Júcar más debajo de Moranchel. No es de extrañar que haya habido conflictos entre ganaderos y agricultores en Valdeganga, a pesar de las ordenanzas que trataban de evitarlo. Durante mucho tiempo los ganaderos eran los privilegiados, pero se fueron roturando y cultivando poco a poco más tierras, con lo que pasó a primer término la agricultura, como se va reflejando en las ordenanzas sucesivas.

viernes, 5 de diciembre de 2008

Aprobados 343.888 € para el Ayuntamiento de Valdeganga

El Boletín Oficial del Estado, publicó el 2-12-2008 el Real Decreto Ley 9/2008, por el que se crea un Fondo Estatal de Inversión Local y un Fondo Especial del Estado para la Dinamización de la Economía y el Empleo, que asciende a 8.000 millones de euros repartidos en función a la población de cada municipio.

Valdeganga, con 1943 habitantes, se le asigna un total de 343.888 € Euros, (57.218.149 ptas)

El Ayuntamiento de Valdeganga tiene que presentar los proyectos ANTES DEL 24 DE ENERO.

- Proyectos que no pueden estar incluídos en los presupuestos municipales para el año que viene.
- Proyectos que no superen los 5 millones de euros.
- En su realización DEBERÁN CONTRATAR A PARADOS si se requiere nueva mano de obra.

Más información aquí.

miércoles, 3 de diciembre de 2008

Paisaje y Geografía (II)

Los puntos más importantes que se encuentran en la ribera del Júcar en su recorrido por las tierras de Valdeganga son:

1.- Puente de Mahora, en la carretera N 322, a tan sólo 2 km de Las Mariquillas.

2.- Antigua central, presa y molino de Los Frailes, hoy en ruinas, a 1km de Las Mariquillas.

3.- Las Mariquillas, con su gran explanada y el coto de pesca.


4.- Bolinches, presa y central hidroeléctrica (en activo), donde desemboca el barranco de Valdemembra, con un puente sobre el río no apto para coches. Junto a la orilla del Júcar se halla la piscifactoría de Bolinches.



5.- Presa, central hidroeléctrica de Valdeganga y los dos puentes, el viejo, posiblemente romano (o sobre uno romano), y el puente nuevo, de mayor amplitud para mejorar la circulación, pero no por ello más resistente; ésto se pudo comprobar en la última gran riada del 20 de octubre de 1982 en la que a punto estuvo de desaparecer arrancado de sus puntos de apoyo laterales, que hubo que reforzar después, mientras que el agua saltaba por encima del antiguo puente torciendo sólo algunas de sus barandillas...


6.- Ruinas de la Ermita de San Benito, en la margen derecha del río, a 2,5 km de Valdeganga, lugar conocido como "El Santo". Según cuentan los ancianos del lugar, era el santo encargado de cuidar los cultivos de la huerta, evitando heladas y pedriscos. Un buen día desapareció la imagen, al parecer robada por alguién del lugar. Ante la búsqueda que se organizó en el pueblo, el ladrón la escondió tan bien que nunca se encontró. Con el extravío del santo, la ermita fue perdiendo importancia hasta llegar a las ruinas de la actualidad.



7.- Puente Torres, habitada por hortelanos y hoy ocupada poco, sólo en vacaciones. Llegó a poseer unidad escolar propia en los años 60. Al lado hay un puente, no abierto al tráfico de coches, que posee una disposición de los bloques de piedra y una estructura típicamente romanas; es el puente que se subastaba públicamente cuando la ganadería estaba en auge, teniendo que pagar al atraversarlo.

8.- Moranchel, presa y central en funcionamiento, pero distante del enclave origianl del molino antiguo, ya que utiliza ahora la caída del agua tras pasar por el túnel que atraviesa el cerro de la margen izquierda, desviándose así la mayor parte del agua del río; el resto, que suele ser poca, recorre el antiguo cauce rodeando el cerro horadado durante más de 2 km. pasando por la explanada y antigua presa donde se hallaba el molino (hoy todo en ruinas, salvo la presa), por donde se puede atravesar normalmente el río caminando sin dificultad.


Puedes seguir leyendo sobre paisaje y geografía de valdeganga aquí.